Columnas Titulares

Valdez Balboa huele a corrupción

Tendencias

Oscar Contreras Nava

Valdez Balboa huele a corrupción

Cuando se descubrió que Fernando Cano Martínez era el operador financiero y prestanombres del ex gobernador Tomás Yarrington Ruvalcaba, se supo que cuando menos tenía diez años siendo uno de los constructores consentidos del gobierno de Tamaulipas, y gracias a ello, era dueño de una flotilla de aeronaves; casas y departamentos en la Ciudad de México, Monterrey, McAllen, Texas y tenía hasta un castillo en Marsella al sur de Francia.

Sin embargo, su tiempo como constructor, lavador de dinero e inversionista de algunos periódicos en el estado, no se compara con los más de 50 años que tiene el otro consentido constructor del régimen priista, como lo es Antonio Carlos Valdez Balboa, quien ha manipulado la secretaria de Obras Públicas del gobierno estatal a su conveniencia y construido gran parte de las obras más importantes en el estado.

Por ello, muchos tamaulipecos que estaban enterados de esta situación decía que sí Fernando Cano tenía todo eso, pues no era nada extraño que Valdez Balboa tuviera más allá de lo inimaginable, ya

Y claro, ahora sabemos que aprovechaba sus recursos para financiar proyectos políticos, pagar campañas electorales y que luego cobraba estos “favores” imponiendo al secretario de Obras Públicas y quedándose con las mejores obras para su realización.

Sin embargo, cuando quiso adueñarse del presupuesto estatal así como lo hizo alguna vez en el gobierno de Américo Villarreal Guerra, pero ahora a través de su hijo Pedro Luis, este junior no soportó la grilla que le armaron en Palacio de Gobierno por su glotonería para quedarse con obras que beneficiaban a su constructora y mejor renunció para dedicarse de lleno a los negocios.

Ahora nos damos cuenta que no le fue tan mal, así que ahora ha trascendido que de manera muy gandalla compró terrenos y en ellos se construyeron el  complejo gubernamental donde se encuentra la Torre Bicentenario y esta se la rentaban al gobierno del estado lo cual tuvo la complicidad de los gobernantes y diputados en turno.

Pero a Los Valdez se les olvidó que en la política nada es para siempre y  ahora que se descubrió toda la porquería que tiene este gran negocio y que hicieron al amparo de la corrupción y la impunidad, que les brindaron los gobiernos priistas de tal manera que se espera que el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca investigue este caso a fondo y llegue hasta las últimas consecuencias.

En fin, si esto se realiza van a salir muchos culpables, pero los principales serán Antonio Carlos Valdez Balboa y su hijo Pedro Luis y ojalá que los ponga en la cárcel, porque si hay alguien en Tamaulipas que abuso del poder y la impunidad que les dieron los últimos cinco ex gobernadores han sido ellos. Ni más ni menos.

Por cierto, ahora recordamos que el año pasado cuando todavía Rodrigo Medina era gobernador de Nuevo León, vino a Tamaulipas a conocer por dónde iba a pasar el acueducto Monterrey IV y Egidio Torre un tanto presuroso, al terminar esa reunión, le presentó a Pedro Luis Valdez y le dijo que él sería el que iba a construir el acueducto en la parte de Tamaulipas.

Pobre iluso. La verdad es que no sabía que Higa era la constructora de esta gran obra y ante ese nivel de interés, pues nadie podía.

Le comentamos esto no más para que vean hasta donde llegaba este grupo en su afán por seguir apoderándose de las obras y de los recursos que le eran asignados a Tamaulipas.

Para finalizar, el diputado priista, Carlos Morris Torre, asegura que va a legislar para los tamaulipecos, ya que con ello, cumple con una de las tareas más importantes de su vida y comenta:

“Es un sueño que estoy cumpliendo, no voy a defraudar a los tamaulipecos y no me voy a defraudar a mí mismo, porque he trabajado mucho para estar aquí y contribuir al bienestar de mi distrito y de mi estado”.

¿Será? Pues la verdad, no le creemos.

Su incursión en la política se debe a la herencia que recibió su tío Egidio Torre Cantú, quien obtuvo la gubernatura debido al asesinato del doctor Rodolfo y desde luego para defender los intereses del grupo que se apropió del estado durante más de 24 años, los cuales han estado llenos de terror, corrupción e impunidad.

Así que Morris Torre es un oportunista y farsante de la política y sólo esperamos que termine su legislatura y ya verán a donde va a parar…

Al cierre. Si se confirma que Rafael González Benavides saldrá del PRI será muy afortunado para este partido político, ya que su pasividad y silencio convierten a los priistas en cómplices del saqueo que sufrió el gobierno, la inseguridad y violencia que vivimos y la impunidad con que actuaron muchos empresarios y constructores como Antonio Carlos Valdez Balboa, Fernando Cano y Egidio Torre Cantú. Así de simple.

http://oscarcontrerastamaulipeco.mx/