Columnas

Wrecking ball

David Ed Castellanos Terán

@dect1608

Wrecking ball

Así tal cual, igualito a como se llama la canción de Miley Cyrus, estrenada en 2014 con una letra dedicada quizás a alguna droga, fue el nombre del operativo con el que Autoridades Federales de los Estados Unidos, capturaron a 47 extranjeros, entre ellos cuatro mexicanos, uno es un viejo conocido del delegado federal del Gobierno de México en Tamaulipas.

El pasado 20 de marzo, diarios norteamericanos del Valle de Texas, difundieron los resultados del operativo antidrogas implementado por la DEA, “Wrecking Ball / Bola de demolición”, con el que lograron la captura de 47 personas de las cuales por lo menos nueve, son consideradas como fugitivas, encargados de distribuir y traficar drogas entre Estados Unidos y México, teniendo como principal centro de distribución el área metropolitana de Houston. La mayoría de los detenidos eran dominicanos, quienes tenían en la frontera de Tamaulipas a sus principales contactos, uno de ellos presuntamente identificado como Roswell  “N”, allegado a José Ramón Gómez, delegado federal de la cuarta transformación en Tamaulipas.

Pero ¿es normal que el máximo representante del gobierno federal tenga amistades de dudoso actuar si es oriundo de Reynosa? ¿Es lógico que por ser del municipio punta del embudo dentro del negocio de las drogas, tráfico de armas y personas por ser el punto geográfico más corto entre Sudamérica y Estados Unidos, deba tener allegados investigados?

Y es que el presunto involucrado en el Bracking ball, no es el único allegado a mi delegado favorito, su ex coordinador de campaña Rigoberto Ramos “N”, tiene vigente una investigación por supuesta venta ilegal de combustible, y esto parece ser en motivo por el cual JR, estáa hasta cierto punto distanciado de la imagen transformadora, veamos si aparece el domingo en el evento del presidente Andrés Manuel López Obrador en la refinería “Francisco I. Madero”, al sur de Tamaulipas.

Nadie quiere creer que la lucha contra del “huachicoleo”, solo tengas tintes de negocio o como dijo en su momento el subcomandante Marcos, “podrán cambiar el capataz, los mayordomos y caporales, pero el finquero sigue siendo el mismo”.

[email protected]

@dect1608