Desde Houston

EN TAMAULIPAS hay mucha incertidumbre por cómo será la participación ciudadana en las próximas elecciones, particularmente en San Fernando debido a que importantes activistas locales de distintos sectores no han dado la cara en ninguno de los eventos políticos que se han llevado a cabo hasta el momento.

Es muy inquietante para la población y me atrevo a pensar que también para los aspirantes a la alcaldía el hecho de que hasta el momento reconocidos líderes campesinos, aunque de extracción priísta, no han dicho esta boca es mía en favor de este partido como en años anteriores. Hay varios dirigentes campesinos y pesqueros que tienen tras de sí a miles de votantes que sin importar el candidato no dudarán en seguir a sus líderes; podrían inclinar la balanza en favor de otro partido ya que los aspirantes a las curules que se jugarán en esta próxima feria política no son del todo de su agrado aún cuando en algunas administraciones priístas fueron compañeros no sólo de partido sino también de trabajo.

Hay que pensar que el candidato que sea tendrá que poner una cara muy dura en su campaña por el municipio y sin duda alguna su mayor reto será la Laguna Madre en donde miles de familias están en el olvido en todos los sentidos y llevarles un costal de promesas podría costarle caro a cualquier político.

Porque no es lo mismo llegar a un lugar a donde no fuiste invitado y que por cortesía te estrechen la mano a tratar de realizar un evento, esperar que les reciban y llevarles las mismas promesas que por décadas han recibido y que muchos de quienes las escucharán serán ya de una tercera generación.

Me jacto de conocer a las personas y sé distinguir cómo la seguridad del triunfo llena de soberbia a algunos políticos y esto a la postre les lleva a caer en el abuso, el despilfarro y en cometer los mismos errores de sus antecesores y es ese temor lo que mantiene frenados a los grandes activistas de la política en San Fernando.

Pero en donde hay mucho de qué hablar es en el PAN luego de que su líder en el estado(el gober) ocupa la atención luego de correr la especie que pedirá licencia, pero bueno de qué les puedo hablar que no estén enterados ya, así es que mejor dejemos el tema. Me llega la noticia de algo que se veía venir y es que las alcaldesas de Cruillas y de Méndez, aún cuando pertenecen a partidos diferentes pero a causa de que ambas se han ganado a pulso la aversión de sus comunidades debido a la persecución en contra de familias podrían ser descartadas de sus respectivos partidos para buscar la reelección.

En lo que se refiere a Cruillas en donde decenas de familias fueron prácticamente dejadas en la calle luego de ser despojadas de sus predios, la alcaldesa Olga Lidia Hernández podría desistir de su empeño a petición de las altas autoridades de MORENA en la entidad, amén de que el partido está quedando en Cruillas prácticamente sin militancia porque la mayoría está emigrando al Partido Accion Nacional.

En Méndez, Ramona Morúa Pulido, alcaldesa por el PAN está en la misma situación ocasionada por su mal gobierno, solo que en Méndez, como ya lo dije ayer, los panistas están regresando al PRI para apoyar a Pedrin Loera Almaráz…. Por hoy es todo, ¡hasta la próxima!

Cirilo Mújica R.