En riesgo la asamblea municipal del PRI en Altamira

*La intransigencia, y tozudez de Edgar Melhem de seguir con imposiciones hacia el interior de los comités municipales, ha generado el repudio de los priistas en Altamira

Por/Gilberto Zapata/Reportero

Altamira Tamaulipas.– Al PRI estatal se le hizo bolas el engrudo en el municipio de Altamira, y es que la intransigencia y tozudez de su dirigente estatal que no líder, Edgar Melhem Salinas, de querer imponer dirigentes a modo en los 43 municipios, ha provocado que en el Altamira lo aborrezcan y le estén exigiendo que se apegue a derecho además de dejar de pisotear los derechos de los militantes priistas de la Urbe Industrial.

En reunión celebrada con los organismos internos del PRI que apoyan la causa de una elección justa y apegada a derecho, Jaime Martínez García y Edgar Vargas Licona, ambos aspirantes a la dirigencia municipal del PRI en Altamira, denunciaron que aún no les han resuelto la impugnación presentada ante la dirección de justicia (o, ¿injusticia?) partidaria, en donde, por cierto, Griselda Carrillo es la titular de dicha dependencia.

Jaime Martínez y Edgar Vargas, señalaran que a dos días de que se lleve a cabo la asamblea municipal, no han obtenido respuesta alguna tanto de la dirigencia estatal como de la dependencia arriba mencionada, con el único objetivo de dejarlos fuera de la jugada, sin entender que el único candidato registrado, Antonio Márquez, no tiene el consenso de la mayoría priista.

Además, es de todos conocido que Antonio Márquez, (candidato por imposición de Edgar Melhem, Carlos Toral y Griselda Carrillo) no junta ni a su familia en un día de asueto, siendo de todos conocido que junta más gente una pelea de perros que el”títere” de los arriba mencionados, ya que al intentar celebrar el aniversario del PRI en la plaza principal, solo, quince priistas “engañados”, llegaron a dicha celebración.

Ante tal tozudez del dirigente estatal, el próximo sábado 14 de febrero se presentarán varios escenarios posibles, dejando con ello en claro que quien verdaderamente manda hacia el interior del PRI Altamira es la militancia y no el dirigente estatal, siendo estos los siguientes: ante la no resolución de la impugnación y de trascender más allá del comité estatal, se puede suspender dicha asamblea, quedando acéfalo el comité directivo municipal.

Otro escenario seria la realización de dicha asamblea, pero los delegados pudieran no presentarse, por lo que al no existir quorum como lo mandata la convocatoria, la elección de Antonio Márquez, se caería ya que no tendría la anuencia del 50% mas 1; y finalmente, de realizarse la asamblea y estar presentes todos los delegados, estos, que apoyan la causa de Jaime Martínez, votaría en contra y Antonio Márquez, simplemente se iría a seguir obedeciendo órdenes de Carlos Toral y Griselda Carrillo pero en otro ámbito que no sea el PRI.

Tanto Jaime Martínez como Edgar Vargas, expresaron que hoy debe existir una resolución a la impugnación presentada, y en caso de no existir dicha resolución, acudirán a las siguientes instancias a nivel estatal y nacional, con el único objetivo de que se hagan valer sus derechos partidistas, los cuales siguen siendo pisoteados por todos quienes conforman el comité estatal del tricolor.