Los cambios y el precandidato.

Gaceta.

Por: Raúl Terrazas Barraza.

Los cambios y el precandidato.

Carlos Alberto Treviño Medina, quien era Director Corporativo de PEMEX, fue designado por el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, como nuevo Director de la empresa, tras la renuncia de José Antonio González Anaya, quien fue nombrado Secretario de Hacienda y Crédito Público, para sustituir al doctor José Antonio Meade Kuribreña, quien dejó el Gabinete presidencial para aceptar la postulación del PRI como candidato presidencial para la elección de julio venidero.

Desde el pasado viernes, el proyecto del grupo político del Presidente se reconfiguro, es decir, Miguel Osorio Chong, dejó de ser la opción que por cinco años fue manejada para la sucesión presidencial, como consecuencia del desgaste político acumulado durante el sexenio.

Después de renunciar a la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, el cinco veces miembro del gabinete presidencial, se fue a los sectores del PRI para dialogar con ellos y establecer el mecanismo de apoyo requerido para la designación como precandidato presidencial del tricolor.

Todos saben que lo sucedido ayer, no fue cosa de la casualidad, se conjugaron mil y una acciones en función delos tiempos, incluso aquella que se refieren a otros partidos políticos, porque, quiérase o no, todo tiene que ver con la determinación de las candidaturas.

El único que estaba cincho desde hace mucho tiempo y, no como precandidato, sino como candidato, porque él es él y él es el dueño del partido por el que se lanzará ahora, hablamos de Andrés López Obrador, el político tabasqueño de izquierda que va por su tercera campaña presidencial y que, para él es la vencida.

Esto quiere decir que, si pierde se irá de la política a su tierra, cosa que creemos un tanto difícil, porque es adicto a golpear al sistema y a los políticos, en tonos muy graves, para que la gente pueda percatarse de que tiene muchos pantalones.

La precandidatura del doctor Meade Kuribreña, cimbró a los partidos de la competencia, genera implicaciones directas e indirectas, por tanto, la respuesta del PAN, tiene que ser inmediata, es decir, debe de presentar sus cartas para la precandidatura de una vez por todas.

Ya no es cosa de jugar con los tiempos y las declaraciones, se decide que el precandidato del Frente sea el presidente del comité nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés o bien le dejan el paso libre al jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Mancera Espinosa, quién, también tendría que renunciar a la chamba para entrarle a la precandidatura.

Del domingo para acá, se ha manejado mucho que la postulación de Meade Kuribreña, dio margen a una serie de diálogos en la dirigencia nacional del PAN, entre ellos, la posibilidad de que haya in candidato externo, que, aunque identificado al cien con el panismo, se encuentre al margen de las rebatingas en las que ha caído Anaya Cortés.

Nos referimos a un empresario considerado como la tablita de salvación para el comité nacional, Claudio X González Guajardo, hijo del dueño de una empresa papelera nacional, Don Claudio X González Laporte.

Todo hace ver que existe una buena relación del dirigente panista con el empresario y activista que ha dedicado mucho tiempo a hablar de los temas que el PAN tiene en su agenda, la corrupción, impunidad y rendición de cuentas, situación que le convierte en alguien conocido en los temas, aunque desconocido en los asuntos de política.

Los otros partidos políticos que andan envalentonados y que, a pesar de ser de los llamados chicos no se aliarán con los grandes para presentar sus candidatos presidenciales, deben tener en cuenta que las cosas cambiaron de manera radical con la definición del precandidato del PRI, en primera, porque los obliga a tomar una decisión a la de ya y, en segunda, porque se acabó el tiempo para la especulación y el ataque al Gobierno del Presidente Enrique Peña nieto.

Respecto a la reacción de Andrés López Obrador, queda claro que fue de descalificación, como sólo él sabe hacerlo, echándole a la mafia del poder, esa que tanto critica, aunque ya le bajó al tono de sus palabras, porque el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, que está inscrito como precandidato presidencial independiente, ya le hizo ver que a esa misma mafia perteneció y es de la que obtiene el dinero para mantenerse en la política.

Hacia el interior del PRI, se alcanza a observar satisfacción, por la determinación que tomaron, luego de que la convocatoria para definir al precandidato salió a la luz pública y que, se enfilaron las cosas para que saliera un prospecto respaldado en todos los sentidos.

Ahora viene lo más difícil, evitar que Meade Kuribreña, salga lo menos golpeado del proceso interno y que se tomen todas las medidas necesarias para mantenerlo al a alza en preferencias y generar condiciones propicias para su crecimiento.

Por lo pronto ya dijo que vendrá a todas las entidades del país para solicitar el respaldo de las bases de su partido y que, habrá de escuchar a los mexicanos y podrá todo su esfuerzo al servicio de la población.

Nada más urgente para el dirigente estatal del PRI, Sergio Guajardo Maldonado, que Tamaulipas sea una de las primeras entidades a las que vaya el precandidato y que lo haga acompañado de los directivos de las organizaciones.