PENALES DE TAMAULIPAS, EL DILEMA: CAMBIAR O SEGUIR IGUAL

Hipódromo Político

Por CARLOS Cortés

PENALES DE TAMAULIPAS, EL DILEMA: CAMBIAR O SEGUIR IGUAL

Cuando la nueva administración recibió el gobierno de Tamaulipas el pasado primero de octubre de 2016, se encontró con un estado casi fallido: millonarios subejercicios, una galopante corrupción, municipios en quiebra, un profundo problema de inseguridad, ilegalidad, crimen organizado y penales que operaban con autogobiernos y fuera del control de la autoridad a lo largo y ancho de la autoridad.

Asimismo, transporte público concesionado pirata, centros de apuestas ilegales, giros negros y centros de concupiscencia al margen de la Ley. Contra todo ello y más, ha tenido que operar la nueva administración de Tamaulipas.

Por ello, desde su llegada al poder, el nuevo gobierno, primero de alternancia en los últimos 86 años en Tamaulipas a manos del panista Francisco García Cabeza de Vaca, ha tenido que remar contra corriente. No ha sido éste un camino fácil.

Hoy existe en la entidad la voluntad política para resolver los problemas de Tamaulipas, pero este proceso no es fácil. Está costando mucho, muchísimo tiempo, dolores de cabeza y críticas de quienes dejaron de ser parte del status quo. Reconstruir el estado de derecho en Tamaulipas no es una tarea simple. Por el contrario. Pero el esfuerzo, la estrategia y la voluntad política para  lograrlo, insisto, se ve.

Uno de los temas que más trabajo está costando al Gobierno del Estado es el área de penales, ya que estos Centros de Sanciones estaban operando en una verdadera anarquía: autogobierno al interior de las cárceles, extorsiones desde dentro de los penales, tráfico de armas, drogas, tienditas y prostitución. Obvio que al iniciar la limpieza de los penales, los grupos que controlaban estos centros de reclusión brincaron, con los resultados que hemos conocido en las últimas semanas, en el Penal de Victoria. Son sus ínsulas de poder y de repente se las quitan, imagínese Usted.

Asimismo, la excesiva sobrepoblación de estos centros de Ejecución de Sanciones ha venido complicando las tareas al interior. En Tamaulipas hay 7 penales. Y de ellos, cuatro viven con sobrepoblación lo que genera muchos problemas a las autoridades.

Por lo pronto, el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, advirtió que su administración no dará ni un paso atrás en la estrategia de recuperar el orden en los Centros de Ejecución de Sanciones del estado. Así lo anunció en Nuevo Laredo, al asegurar que la única manera de regresar la tranquilidad y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos es asumiendo la responsabilidad que le toca al gobierno en todas las áreas, incluidos los centros penitenciarios del estado, poniendo el orden que se requiere.

“En la medida en la que nosotros sigamos detectando situaciones irregulares en los penales vamos a seguir entrando a poner orden; eso no puede parar porque es parte precisamente de los programas que estamos llevando a cabo; estamos y vamos a poner orden en Tamaulipas, en cada rincón del estado”, dijo el Gobernador García Cabeza de Vaca.

Asimismo, destacó el mandatario tamaulipeco que las tareas que lleva a cabo su administración están reforzadas con programas de bienestar social y acciones encaminadas a dotar a las familias tamaulipecas de más espacios de convivencia que permitan reconstruir el tejido social.

Y es que de acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria de 2016, el penal de Victoria fue evaluado por la CNDH, quien señaló en el CEDES las siguientes deficiencias: sobrepoblación y hacinamiento; deficiencia en la clasificación de internos y los programas para la atención de incidentes violentos; inadecuados servicios para protección al derecho a la salud; falta de supervisión del funcionamiento del centro por parte del titular; inadecuadas instalaciones y equipo para el funcionamiento del penal; deficiencias en la alimentación; condiciones de autogobierno y falta de personal de seguridad y custodia; insuficiencia de actividades laborales y educativas; inadecuada atención a las mujeres y a sus hijos, e insuficiencia en los programas para la prevención de adicciones y de desintoxicación voluntaria.

Una verdadera bomba de tiempo a la que el gobierno del Estado le está haciendo frente lo que no hizo su antecesor. Ayer se dejaba que se mataran entre ellos y que el grupo ganador asumiera el control del Penal. Hoy las cosas están cambiando diametralmente: se busca poner orden tanto adentro como afuera de los penales, lo que insisto, no gusta a quienes vivían en la impunidad y la corrupción que brotaba al interior de los centros penitenciarios y de la cual se hicieron muchas fortunas.

Este asunto se debe ver desde la lógica de la razón y no desde la óptica de las emociones. Cabeza de Vaca tuvo dos opciones: dejar las cosas como estaban o tomar al toro por los cuernos. La primera no tendría altos costos políticos pero el estado de las cosas seguirían igual. La segunda, como la estamos viviendo, tiene consecuencias. Pero al largo plazo, podrá verse la luz al final del túnel. Por lo pronto Cabeza de Vaca no habrá de bajar la guardia. Y, así lo ha anunciado: en el tema del combate a la impunidad, la corrupción y la ilegalidad va para adelante.

Dice el refrán popular que si las cosas que valen la pena fueran fáciles, cualquiera las haría. La realidad en Tamaulipas es que pasaron muchos años en que en el tema de los penales no se hizo nada más allá del mínimo esfuerzo. Insisto, cambiar el estado de las cosas tiene consecuencias, pero al final tendrá buenos resultados. ¿Usted que prefiere?

1. Oscar Almaraz Smer llamó a las familias a mantenerse unidas en apoyo a las autoridades federales y estatales, que llevan a cabo los operativos al interior del penal de Victoria y pidió estar atentos a los anuncios que generen las propias autoridades.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipódromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @carlos_cortesg.