Sanidad fronteriza

Tribuna

Por Javier Terrazas

Sanidad fronteriza

En días pasados, el Gobierno de Tamaulipas solicitó a la Secretaría de Gobernación declare zona de desastre a los municipios de Reynosa, Río Bravo y Matamoros, por inundaciones.

Las lluvias intensas que se precipitaron en esa región ocasionaron inundaciones en por lo menos un centenar de colonias populares.

Hasta 5 pulgadas de agua cayeron en un día que sumadas a las días anteriores saturaron el drenaje pluvial y el agua acumulada llegó a más de un metro en los sectores más bajos de las tres ciudades.

Las pérdidas de colchones, camas, estufas, refrigeradores, salas, electrónicos, ropa y otros utensilios del hogar, fueron cuantiosos.

También han afectaciones en las viviendas más endebles, así como en automóviles, motocicletas y otras unidades de transporte.

La contingencia es para cientos de familias damnificadas que requieren de algunos apoyos, de tal forma que será necesaria una respuesta positiva del gobierno de la República en unos días más.

Ello permitirá el acceso a recursos federales del Fondo para Desastres Naturales que opera la Secretaría de Gobernación.

Trabajo intenso tendrán que hacer los tres Ayuntamientos fronterizos de la mano con las autoridades estatales para elaborar el inventario de daños que se presenten ante la federación.

A partir del próximo lunes, ya podrán aplicarse de manera directa los alcaldes  Maki Ortiz de Reynosa; Juan Diego Guajardo de Río Bravo y Jesús de la Garza de Matamoros.

Sus periodos actuales de gobierno terminan hasta el 31 de octubre, de tal forma que son los más obligados a que la gestión fructifique y la población afectada pueda recibir algunos apoyos.

Lo más importante por el momento, es que las autoridades estatales, refuercen las acciones apoyo asistencial y humanitario.

En primer lugar la alimentación a través de los comedores populares hasta quela situación se normalice.

Y con gran dinámica, las acciones de control sanitario para eliminar  basura, cacharros y agua estancada para evitar la proliferación de moscos que son vectores de enfermedades endémicas como el  Dengue Clásico o Dengue Hemorrágico, Zika y Chikungunya.

Es ahí donde las Jurisdicciones Sanitarias de esas regiones, que opera la Secretaria de Salud, Gloria Molina Gamboa, tienen que aplicarse a fondo en esas tareas, así como en las fumigaciones para reducir la población de zancudos.

Evitar al máximo la aparición de éstas enfermedades que pueden ser letales si no se detectan a tiempo y ni se recibe atención adecuada y oportuna.

Tamaulipas y el personal de las áreas de salud tienen experiencia en esta materia, de tal forma que habrán de reforzar las campañas sanitarias en esa dirección.

Ya se han desplegado desde la semana pasada los operativos y éste lunes se enviaron refuerzos, pues la gente que estaba en albergues regresó a sus hogares y es el momento adecuado de coadyuvar, vigilar y fumigar.

Estas son las campañas que requiere de mayor compromiso, acción y reacción emergente a cualquier brote de alguna de estas enfermedades.

Y pasadas las campañas políticas, hasta los políticos están obligados a sumarse a las tareas.

En aquellas zonas en donde más participa la comunidad y está capacitada para las acciones de sanidad, es donde menos riesgos existen en cualquier contingencia  por riesgos sanitarios.

La respuesta del Gobierno Federal, permitirá luego la segunda fase de apoyo a las perdidas materiales.