Seguridad en urnas

Tribuna

Por Javier Terrazas

Seguridad en urnas

Ante la ola de violencia que afecta a la entidad y los principales municipios grandes de Tamaulipas, es fundamental  que se garanticen por parte el Gobierno condiciones para el desarrollo de la jornada electoral.

Una situación como la actual y la percepción de la comunidad que hay un entorno de tensión, podría traducirse en abstencionismo.

De ahí que los gobiernos federal y estatal deben implementar acciones urgentes que permitan en el corto plazo mejorar esa percepción.

Los recientes hechos registrados en Victoria con el asesinato del corresponsal del periódico Excélsior, Héctor González Antonio; el horrendo crimen del ex dirigente del PRI en Matamoros, Juan José Camorlinga Guerra y el de Heriberto Sáenz Martínez en Reynosa, son una alerta roja.

Otros municipios como Nuevo Laredo, Miguel Alemán, Río Bravo, San Fernando, El Mante, Altamira, Madero y Tampico, entre otros no escapan de una situación crítica.

Otros municipios rurales desde hace lustros enfrentan problemas que también los ponen con bandera roja.

De hecho las campañas políticas han sido superficiales en algunos municipios, porque no se permite la incursión de algunos de los candidatos.

Para los candidatos presidenciales, el problema no es tan complejo porque llegan un día,  prácticamente blindados,  y ese mismo día o al día siguiente se van.

Mientras que para los candidatos a senadores, diputados federales y en especial para los candidatos a las alcaldías, la problemática es más severa.

Es la cruda realidad que se da en las regiones de Tamaulipas. Y sobre la que deben empezar a trabajar de manera coordinada las autoridades federales y estatales de seguridad.

Es cuando deben estar de la mano los representantes de la SEDENA, SEMAR, PGR, Policía Federal Preventiva, así como las diversas corporaciones estatales.

El gabinete Estatal de Seguridad debe mostrar esa disposición y coordinación para transmitir a la sociedad tamaulipeca el mensaje de tranquilidad.

Hay que generar las condiciones de armonía que estimulen a la ciudadanía a asistir a las urnas.

Una situación como la actual, no es la más propicia para motivar la asistencia a las urnas.

Así es que bienvenidas las declaraciones del Procurador General de Justicia del Estado, Irving Barrios Mojica de que 600 elementos del Estado, entre Policías Estatales y Agentes del Ministerio Público , cuidarán el proceso.

A ellos habrá que sumar los que aporte la Federación, pues hay que tomar en cuenta que se trata de una elección federal también, no solo de Ayuntamientos.

Habremos de elegir nada menos que presidente de la república, senadores  y diputados federales.

Así es que en ese espíritu de colaboración y coordinación deben sumar los esfuerzos y capacidades para que el proceso electoral sea participativo.

Tamaulipas tiene por vez primera una elección mixta, es decir, federal y estatal, misma que debería mostrar una mayor participación.

Pero para ello, no solo el INE y el IETAM, sino los partidos políticos y sus candidatos, sino las autoridades estatales y federales, deben crear un ambiente más sano y limpio para que la ciudadanía acuda a depositar su voto libremente.

Un ambiente inseguro y violento, no solo afecta la jornada electoral sino que trastoca la democracia.