TAMAULIPAS: Imposición, Corrupción e Ineptitud

El Oráculo del Sur.

TAMAULIPAS: Imposición, Corrupción e Ineptitud

Por MARCELINO García CONTRERA.

El 28 de junio fue asesinado el Dr. RODOLFO TORRE CANTU, esa fecha cimbró y retumbo por todos los rincones de este país.

El ser humano, el líder, había muerto asesinado, él era el candidato de la Alianza “Todos Tamaulipas” (conformada por el PRI, PVEM y Nueva Alianza), al Gobierno de Tamaulipas. A él le hubiera  correspondido  haber gobernado el Estado.

Y no a su hermano EGIDIO TORRE CANTU.

Por ello muchos Tamaulipecos, recuerdan esa fecha fatal.

En ese momento, el estado Tamaulipeco se encontraba asediado por una creciente violencia detonada por la guerra contra el narcotráfico que el entonces Presidente Felipe Calderón había declarado desde diciembre de 2006.

Y ya se hablaba de la colusión con los grupos violentos con los ex gobernadores Eugenio Hernández Flores y Tomas Yarrington Rubalcaba.

La violencia se acrecentó precisamente cuando Yarrington Rubalcaba entrego el poder a Hernández Flores. Pero el Gobierno de Tomas, jamás se libró de la sospecha de su relación con los jefes de los carteles que operaban libremente por Tamaulipas.

Con el fin de sustituir al candidato asesinado, el PRI  -impuso- eligió a Egidio Torre Cantú, el 1 de julio del 2010.

Egidio Torre Cantú nunca hizo campaña, ni siquiera recorrió el estado. Pues su imposición se dio a 3 días de la elección.

La elección para elegir al gobernador se consumó el domingo 4 de julio. Torre Cantú ganó  con el porcentaje del 61.58, por encima del candidato panista José Julián Sacramento Garza que obtuvo el 38.01.

Por lo que el 1 de enero del 2011 rindió protesta como Gobernador Constitucional del Estado.

TAMAULIPAS: Corrupción e Ineptitud.

A partir de esas fechas fatales lo que podemos decir es que tanto los diputados –de ese sexenio- junto con el ex gobernador Egidio Torre Cantú, trascenderán en la historia por su ineptitud y corrupción, están reprobados como responsables de la conducción del destino de los Tamaulipecos.

La calificación que muchos Tamaulipecos le dieron al gobierno de Egidio Torre Cantú fue de ineficiente, caracterizada por la incapacidad e ineptitud y corrupción por el manejo arbitrario y totalmente obscuro de los recursos públicos, sin ninguna función de evaluación, fiscalización por parte de los diputados, que actuaron en el sexenio de Egidio Torre Cantú como subordinados, empleados y lacayos del gobernador- ETC- en turno.

Tanto Egidio Torre Cantú como los miembros de las Legislaturas locales de su sexenio traicionaron la voluntad y los intereses de los Tamaulipecos, lo que ratifico la voluntad de la población en la entidad.

En la elección del 2016,  la mayoría Tamaulipeca fue prudentes y no…voto  por sus ver…dugos… esos que califico de inútiles, podridos, infieles e incapaces.

Oraculeros nos vemos por TAMAULIPAS.