Tamaulipas

Refutan en Reynosa declaraciones del Comisionado Nacional de Seguridad

*Familiares de internos en el Altiplano temen por ellos; Más de 500 llevan 11 días en huelga de hambre, por abusos a sus derechos.

Agencia ANTAM.

Reynosa, Tamaulipas.- Fue la noche del 18 de septiembre cuando personal de Guardia y Custodia del Altiplano en el Estado de México, irrumpieron en las celdas del módulo uno donde fueron reubicados los reos de Trato Especial por su peligrosidad; los uniformados despojaron de sus relojes de pulso y televisores, en ocasiones con violencia; a cada uno de los internos.

Esto horas después de haber sido acusado el ahora ex director Valentín Cárdenas y 11 funcionarios más por la fuga de Joaquín Guzmán Loera, asumió el cargo entonces Jaime Fernández López, que tampoco interrumpió el operativo con la supuesta encomienda de buscar armas y explosivos.

La reacción de los internos como Arturo Martínez Herrera, Edgar Valdez Villarreal, Héctor Beltrán Leyva, Mario Cárdenas Guillen, José Bernabé Brizuela Meraz, y Omar Treviño Morales; no pudo esperar más y solicitaron mediante los conductos legales el apoyo de sus abogados y familias.

Juanita como pidió llamarla por temor a represalias es hermana de un interno también en el módulo uno, buscó hablar con este medio de comunicación con la esperanza de ser escuchada en la capital del país, luego de pedir el anonimato para no comprometer a su hermano mayor explicó que el comisionado Renato Sales Heredia no está dando la verdad a los comunicadores.

“Los presos que les dicen capos peligrosos comenzaron con la huelga de hambre, mi hermano se les unió como el día 20, cuando hablé con él por teléfono me dijo lo ocurrido de su tele, un reloj de pulso y hasta cosas de aseo, se escuchaba muy acelerado, rapidito me dijo que no tardaba en tronar todo”, subrayó.

La madre de Juanita viajó al Cefereso, no le permitieron realizar la visita, pero se enteró por otros familiares que Renato Sales Heredia, había estado el sábado 19 de septiembre en esa cárcel y el lunes dijo a los periodistas que era solo una molestia de algunos internos, pero todo estaba en orden.

No le comentaron si habían sido golpeados pero sí que estaban en trámite 420 amparos en el segundo distrito en la ciudad de Toluca, esto para recuperar sus pertenencias, “allá creen que las teles y otras cosas es un premio por buena conducta, pero señor es un derecho y cada aparato lo autorizó el consejo de seguridad claro cumpliendo con ciertos requisitos como los relojes deben ser de plástico, nada de fierro”, explicó.

También una mujer que buscaba entrevistarse con su hijo y luego con el director le comentó a la madre de Juanita que hubo quema de colchones en el módulo 2, en donde está recluido el vástago de esa señora.

Ella como otras personas le dieron el crédito de mantener un mediano control en la población penitenciaria al director Fernández López, con las negociaciones sostenidas con los inconformes, incluso les prometió regularizar la situación una vez dado el fallo del Juez Tercero en Amparo, pidiendo paciencia y confiando en una resolución a favor para los internos.

Juanita advierte que para poder proporcionar esos beneficios a su hermano tardaron más de ocho meses, e incluso la visita conyugal en su autorización puede dilatar hasta más de un año, pero considera más importante decir la verdad de lo que ocurre antes de que sea un baño de sangre y culpen a los internos.

“Sé que mi hermano es un delincuente y cometió más que errores, pero ya qué más quieren, perdió todo tratando de salir de ahí, hasta su mujer se olvidó de él y mis sobrinos le dicen papá a otro cabrón, pero pos ya está en la cárcel ya lo agarraron ya lo madrearon, ya que lo dejen en paz, ojalá los periódicos de México y la televisión vean esto antes de que todo se lo lleve el diablo”, concluyó.