Turismo carretero

Tribuna

Por Javier Terrazas

Turismo carretero

Los principales sitios turísticos de Tamaulipas Tampico-Madero, Soto la Marina y Matamoros, carecen de una conectividad aérea amplia que permita el flujo del turismo por esa vía.

De tal forma que la casi totalidad del turismo de playa que arriba en semana santa y verano al litoral tamaulipeco a disfrutar del concepto de sol-arena-mar, llega por carretera.

En la medida que la red carretera Federal o Estatal ha mejorado su estado físico y sobre todo la vigilancia a través de operativos, módulos de orientación y auxilio,  puntos de inspección, entre otros, la afluencia ha mejorado.

El litoral tamaulipeco, con sus 430 kilómetros desde la desembocadura del Río Bravo en Matamoros al Río Panuco en Tampico, es la playa natural del noreste de México y el sur de Texas.

Por ello, la vigilancia estrecha por parte de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, Policía Federal Preventiva, División Caminos, Policía Estatal de Caminos,  Policía Estatal Preventiva y de la Procuraduría General de Justicia, de manera coordinada, se traducen en mayor movimiento carretero.

La incorporación de la Policía Estatal de Caminos por parte del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, sin duda ha sido un acierto importante, pues las ausencias momentáneas de policías federales o patrullaje militar, permiten mantener la percepción de seguridad carretera.

Obvio que faltan en la red estatal y federal de carreteras de Tamaulipas una red de paraderos en puntos estratégicos claves que brinden servicios de gasolineras, restaurantes, vulcanizadoras, y venta de productos regionales.

Esas áreas pueden servir además para ubicar destacamentos policiacos que den seguridad y permitan la vigilancia permanente y auxilio carretero más eficaz en los trayectos largos.

Tamaulipas es litoral y mar; frontera con estados Unidos y comercio internacional;  puertos marítimos conectados con polos industriales, de tal forma que sus carreteras en excelentes condiciones y con vigilancia permanente las 24 horas del día, harán  de éstas fortalezas una de sus principales riquezas.

Puerta y ventana con la  zona este de los estados Unidos, una de las más ricas, así como con el mundo a través de sus puertos marítimos, serán siempre las ventajas competitivas con otras entidades del norte del país.

De ahí la relevancia que en los planes de desarrollo turístico en el litoral, se sumen el ecoturismo, el turismo cultural e histórico, el turismo religioso, los pueblos mágicos,  la pesca deportiva, el turismo cinegético, el turismo de avistamiento de aves, el turismo científico.

Cada uno de esos segmentos demanda seguridad y con ello vigilancia en las carreteras, ciudades y poblados. En la medida que seamos capaces de brindar esos requerimientos básicos, nuestro estado podrá tener en el turismo una fuente de ingresos permanente en las diversas estaciones del año.

Que integrada a la dinámica petrolera, industria manufacturera, agropecuaria, pesquera, así como a las energías blancas, podrán hacer de Tamaulipas un estado más próspero, que deje atrás rezagos históricos y apuntale incluso el crecimiento del noreste.

En esa sintonía debe estar el equipo del gabinete estatal del gobernador García Cabeza de Vaca, trabajando en armonía con municipios y regiones, para que el nuevo gobierno central, se sume a la inercia positiva de Tamaulipas, por encima de tiempos electorales y visiones partidistas.

El norte del país ha sido en las últimas décadas la locomotora para el desarrollo nacional. Y Tamaulipas con sus ventajas competitivas puede ser una de las que hagan punta en ese tren del desarrollo nacional.

La vigilancia en la red carretera federal y estatal, debe ser por tanto permanente. En la medida que se preserve el control de las carreteras, se potencia  la economía  de éste gran estado.